Arte «hecho en El Valle»

0
542

expo al raso2015-22

Las becas Al Raso, concedidas a diez alumnos de la Facultad de Bellas Artes de Granada, llegan a su fin con la exposición final de trabajos

Ha sido un mes intenso. Llegar, conocer el lugar, hacerse con sus gentes, habituarse a trabajar en un sitio nuevo, crear y exponer una obra. Esta ha sido la misión de los diez estudiantes de la Facultad de Bellas Artes de Granada que llegaron a El Valle el pasado uno de julio para participar en las Becas al Raso.

Durante más de treinta días han vivido dedicados a un proyecto con el que han intentado transmitir sus vivencias, sus pensamientos y sus sentimientos en contacto con el terreno.

Pintura, montajes, videos, fotografías… los trabajos realizados por los alumnos han sido muy variados y originales. Y todos ellos han sido mostrados al público a través de una exposición final instalada en los diferentes talleres en los que han trabajado los becarios.

Acompañados por el coordinador de la beca, Víctor Borrego, y por el alcalde del Ayuntamiento de El Valle, Juan Antonio Palomino, además de familiares, amigos y antiguos alumnos, los becarios han explicado en qué consisten sus trabajos.

Obras llamativas

Y entre todos los trabajos había obras tan llamativas como las pinturas de María Dávila, creadora de unos magníficos óleos sobre papel que emulaban imágenes fotográficas y cinematográficas creadas a partir de diferentes tonos de blancos y negros. En su obra está presente, sobre todo, la ambigüedad, la disolución de la imagen y el especial interés por aquello que queda fuera de campo. Entre las diferentes imágenes expuestas se pueden encontrar retratos y escenas cotidianas como niños jugando.

Por otro lado, Rocío presentaba un trabajo totalmente distinto y basado en la investigación de la figura de José Val del Omar, director de cine y creador de un talento artístico y tecnológico extraordinario. Así, esta alumna ha querido hacer un homenaje a la figura del autor recopilando los materiales con los que él mismo trabajó, como el proyector de transparencias, el de diapositivas y el de cuatro imágenes, y poniendo el valor las antiguas técnicas de manipulación manual de las imágenes a través de la luz, el color y el movimiento.

Cristina, por su parte, dividió su trabajo varias partes, aunque la que causó mayor atracción entre los asistentes a la exposición de las obras fue el trabajo audiovisual basado en la grabación de entrevistas realizadas a la gente del pueblo. “Cuando voy a un lugar nuevo necesito conocer a sus gentes, y un modo de evitar las conversaciones típicas entre dos personas que todavía no se conocen es a través de entrevistas. Es la manera de que surjan temas que no surgirían de forma esporádica”. Así relataba la autora el significado de su obra, que estaba acompañado de estadísticas donde se mostraban los resultados de la recogida de datos.